Cirilo Moro Garcia“Súmate. Nuevos tiempos en Nava del Rey”. Bajo este lema, el grupo municipal socialista ha presentado a todos los vecinos a su nuevo candidato a la alcaldía, Cirilo Moro García, para las elecciones del 27 de mayo.

Los navarreses han podido conocer un poco más a su vecino mediante la llegada de un panfleto con formato de octavilla a todos los hogares. Natural de la localidad, el PSOE le ha propuesto para encabezar la lista en las próximas elecciones municipales. Tiene 42 años, está casado y es agricultor. Desde su juventud es militante del partido, ha sido concejal y teniente de alcalde en la presente legislatura.

Conocido y querido por todos, se ha mostrado siempre comprometido con la política y desea continuar este proyecto con fuerza e ilusión y mejorar la calidad de vida de los navarreses.

Con la esperanza de conseguir el respaldo de otros años en las urnas, apuesta porque la ciudad siga caminando hacia el futuro con paso firme, porque “Nava del Rey y sus ciudadanos se lo merecen”.

Anuncios

Inmaculada ConcepciónEl Ayuntamiento de Nava del Rey presentó la fiesta de “La Bajada y Subida de Nuestra Señora de la Concepción: Virgen de los Pegotes” en el XII Congreso Internacional de Antropología Iberoamericana: Turismo, Cultura y Desarrollo, que se celebró del 25 al 27 de abril en el Salón de Actos del Edificio FES de la Universidad de Salamanca.

José Manuel Rodríguez, encargado de la Oficina de Turismo de Nava del Rey y coordinador del proyecto para la declaración de Interés Turístico de la fiesta navarresa, fue el encargado de presentar la ponencia titulada La Virgen de los Pegotes: religión y turismo.

En ella expuso el devenir devocional de la patrona desde el siglo XVI, ya que fue elegida patrona en 1745, y las aportaciones del turismo a la religión. Además, expuso el proyecto para la promoción de esta fiesta, sin duda la más singular de Nava del Rey, y su Declaración de Interés Turístico Regional por la Junta de Castilla y León.

Con el fin de promocionar esta preciosa costumbre única en España y objeto de entusiasmo para los navarreses, el Ayuntamiento presentó, hace ya un año, un informe, que todavía no ha sido resuelto y que, según el consistorio, cumple y detalla, punto por punto, todos los requisitos para el designio.


Avutardas. Iván RuanoLos términos municipales de Nava del Rey y Pollos son los núcleos de la provincia de Valladolid donde se concentra la mayor densidad de población de avutarda, según las primeras cifras del censo de primavera del 2007.

Con una densidad de cinco avutardas por kilómetro cuadrado, es la zona con más densidad media de toda la provincia. Ya en 2006, el censo arrojaba unas cifras optimistas sobre las campiñas meridionales de Valladolid, al situarse en los 1.700 ejemplares. Aún así, el dato es sorprendente, ya que se encuentra fuera de los límites de las Zonas de Especial Protección de Aves (Zepas).

Y es que, el paisaje típicamente castellano de La Nava, de horizontes inacabables, llanuras deforestadas, campos agrícolas de cereal y amplias zonas de pinares, es favorable para la reina de las llanuras cerealistas y para numerosas especies. Por lo que, junto a los términos de Alaejos y Fresno el Viejo, constituye un área que ha sido catalogada por la Sociedad Española de Ornitología como de importancia internacional para los pájaros.

En peligro de extinción en todo el mundo, es una de las aves de mayor tamaño de Europa y la especie voladora más pesada del mundo. Sus poblaciones sobreviven hoy en determinadas áreas de cultivo extensivo de cereal. Se trata de una especie calificada como vulnerable por la reducción de su hábitat natural por las transformaciones agrícolas, el desarrollo urbanístico, la expansión de infraestructuras, el furtivimo y los tendidos eléctricos.

El dominio de espacios abiertos facilita su observación y a finales de invierno y en primavera tienen lugar las conocidas ‘ruedas de las avutardas’, uno de los espectáculos más impresionantes de los campos agrícolas españoles que reúnen a gran número de ornitólogos y aficionados.

En contra del refrán “Crió Dios las avutardas y las carretas para matarlas”, las estepas cerealistas, la supresión de su caza y el respeto al entorno hacen posible que grandes bandos con porte majestuoso caminen lentamente sobre los campos navarreses de cereal, como si de un rebaño de ovejas se tratara.

Si es amante de la naturaleza, no dude en observar los cientos de aves que complementan el bello paisaje de Nava del Rey; aunque la avutarda, desconfiada como ninguna, tenderá a correr antes de que se acerque.


Programa XI Semana CulturalBaile, teatro, juegos infantiles, cine, deportes, conciertos, exposiciones… y mucho más en la XI Semana Cultural de Nava del Rey, que empieza  hoy sábado, 28 de abril.

Con un mes de adelanto, con motivo de las Elecciones Municipales y Autonómicas del 27 de mayo, llega esta semana con diversión para todos los gustos, que se viene celebrando, año tras año, coincidiendo con La Función, romería que se festeja el último domingo de mayo en honor a la Inmaculada Concepción, patrona de los navarreses.

El espectáculo de flamenco Vivencia de la compañía de danza Flamenco Vital, inaugura esta noche un amplio y variado programa en el que ingredientes como el ocio, la cultura y la tradición se dan la mano; y cuyas actividades a destacar son el Concurso de Carteles de la X Semana de Baloncesto, con su correspondiente exposición y entrega de premios; el Concierto de Música Sacra a cargo de la Coral Valparaíso en la Iglesia de los Santos Juanes; o el paintball, juego de persecución en el que los participantes usan pistolas de aire comprimido que disparan bolas con pintura.

Una iniciativa que organiza el Ayuntamiento con la colaboración de Asociaciones y Colectivos de la ciudad porque las actividades educativas y culturales enriquecen las tradiciones, costumbres, cultura y educación; y, además, fortalecen las raíces. De esta forma, también se promueve la vida social, la integración comunitaria y la comunicación entre los navarreses. El programa compreto está disponible en la web oficial del Ayuntamiento y en todos los domicilios de la localidad.

Dice un refrán típicamente taurino: “Corrida de expectación, corrida de decepción”, y por experiencia sabemos que no hay nada mejor en esta vida que no poner las expectativas demasiado altas, así luego las buenas sorpresas se disfrutan más. Pero esta semana de diversión asegurada, merece ser esperada con la certeza de que no va a defraudar.

Preparados para hacer pinitos como bailarines, pintores o deportistas de élite; listos para ver Pequeño cabaret azul o para contemplar la iglesia de los Santos Juanes en una de las visitas guiadas, como si de la primera vez se tratase; ¡ya! suena el disparo de salida, que a nadie se le olvide estirar.


Con un olé

21Abr07

Calesa y jinetes“A La Nava yo quiero volver, a cantarle a la Virgen con fe…”; ya huele a feria, ya se respira ambiente feriante. Y es que, la Feria de Abril ha llegado a Nava del Rey.

Como ‘alumbrao’, los rayos del sol; como calle del Infierno, el camino a la ermita de la Concepción; como Portada, su entrada; y como caseta, el bar El Paraíso. De esta manera, decenas de navarreses, han recreado hoy su particular Feria de Abril que ha paralizado la ciudad durante unos instantes para deleitarse con el ambiente.

Una calesa desde la que llovían caramelos, decenas de caballos y jóvenes a pie emprendían la romería hacia la ermita donde bailaron y cantaron sevillanas ante la patrona. Después pudieron disfrutar de los principales placeres de la Feria, ya que no faltaron la comida y bebida. Los colores de los trajes de flamenca se mezclaron sin descanso con las palmas y sevillanas, con los caballos, carruajes y el bullicio de un día de fiesta. Fiesta andaluza que llega a Nava del Rey llena de colorido y sabor flamenco.

Caballistas vestidos de cortoProfusión de volantes, escotes, moños, flores en el pelo, collares, pendientes, mantones de manila… todas alhajas se quedan pequeñas para honrar a Nuestra Señora de la Concepción. Como verdaderas gitanas lucieron las jóvenes navarresas atuendos que realzan el cuerpo femenino, imprimiendo a los trajes un garbo capaz de constituirles en una auténtica moda. Pero La Feria no podría imaginarse sin caballistas de corto y con sombreros de ala ancha, o sin las típicas calesas.

Dicen los andaluces que hay que ir a Sevilla para saber lo que es esta fiesta, pero La Nava ya está en feria. Es tiempo de sevillanas, de tocar las castañuelas y de cantar por soleares. Algunos vecinos han trasladado sus corazones a ritmo de sevillana hasta la Concepción en un día dedicado a los sentidos, para disfrutar, porque Nava y su feria están llenas de arte.

Quizá no llegue a convertirse en una costumbre que la ciudad se vista de Sevilla durante las fechas en las que se celebra la Feria de Abril, pero hoy, La Nava se ha puesto el traje de flamenca, se ha acicalado con perfume y flores de azahar, y nos ha regalado la Feria.


Foto antigua de las meriendasVaqueros, zapatillas, tiendas de campaña, barbacoas, paelleras… todo listo para que se produzca, como cada año, el éxodo masivo hacia el campo. Es el reencuentro anual con la naturaleza y la empanada.

Tras la Semana Santa llegan ‘Los Doblaos’, ‘Las meriendas’ y ‘El lunes de las sobras’. El doblado, pan elaborado con leche y relleno de chorizo y lomo, se merienda el miércoles posterior a Pascua de Resurrección, conocido como ‘Miércoles de los Doblados’. Esta es una merienda celebrada especialmente por los niños en los pinares cercanos al pueblo, como el de ‘La Coneja’, donde dan buena cuenta de la tradición popular y de que andar en bici nunca se olvida.

El domingo después, los vecinos, junto a sus familiares, amigos, peñas y las mejores paellas y carnes a la parrilla, tornan de nuevo al campo para disfrutar del llamado día de ‘Las Meriendas’, que constituye la fiesta campestre más tradicional de Nava del Rey.

El ocio y la diversión inundan los pinares del término municipal, el pinar de la carretera de Sieteiglesias y, especialmente, la Cantera, a la orilla del Trabancos, antigua mina a cielo abierto de caolín o arcilla blanca empleada para clarificar el vino, el famoso vinito rancio de la Nava, donde tradicionalmente se reúnen más de mil personas. Entre los productos gastronómicos, son tradicionales las empanadas de chorizo y lomo o de bonito, cuya elaboración es totalmente artesanal y a base de los productos de la tierra, que constituyen una de las viandas indispensables para disfrutar de un día completo en el campo.

Pero esto no ha hecho más que empezar. Al día siguiente, los vecinos que no se han quedado a dormir en dichos parajes, vuelven a la ribera del Trabancos con la excusa de degustar los restos del día anterior, en el que se denomina ‘Lunes de las Sobras’ que pone fin a las meriendas. Este día es fiesta local en Nava del Rey y no se trabaja, por lo que la mayoría de vecinos pueden gozar de una tarde festiva y campestre.

Durantes estos días no se repara en comida, bebida, juegos, bromas, cánticos, “tíos maragatos” o “queimadas” que acompañan el ambiente alegre que siempre ha existido en Nava del Rey. También es tradicional la visita a los diferentes grupos que forman familias o peñas, abiertos a todo el mundo, lo que hace especialmente reseñable el abrazo y cercanía que todos ofrecen y donde a nadie se le pregunta quien es.

Los orígenes de esta tradición festiva pertenecen a una historia de privación y de obediencia piadosa. Es una fiesta pagana, única en Nava del Rey que le sirve de tarjeta de visita. Antiguamente, las meriendas se esperaban con impaciencia para resarcirse de tanto ayuno y despedirse de los rigores cuaresmales con una sustanciosa empanada. Hoy, aunque esto no se respeta, la tradición continúa en una apuesta por la fiesta, la jarana y la juerga de un día de campo acompañado de amigos, familiares y de titánicos nutrientes.

En definitiva, el culmen del ocio y la diversión sin límites ni miramiento. Una auténtica fiesta a la orilla del río, los recuerdos de un paraje muy popular en la localidad, del olor a chorizo, de los chorros inagotables de vino rancio y del dolor muscular de aparición tardía, más conocidas como agujetas, que nos recuerdan que, el día anterior, acabamos saltando a la comba.

                     Ambiente alegre de Las Meriendas


Alfonso Martin muestra sus obras a los vecinosTreinta óleos esmaltados de colores vivos y detalles minuciosos han provocado la fascinación de cientos de vecinos, que han aprovechado las vacaciones de Semana Santa para observar intensamente y con admiración la exposición Nava Santa. Pintura Religiosa, del navarrés Alfonso Martín Hidalgo.

La obra ha podido ser contemplada gracias a una exposición en la que el autor ha reunido una treintena de cuadros, sus más recientes creaciones, que se han presentado por primera vez en Nava del Rey. Títulos como Mi pueblo, Calleja típica o El libro han inundado la Casa de Cultura de colores y arte de la tierra.

La muestra fue inaugurada por Juan Antonio García Calvo, alcalde de la localidad, quien agradeció al pintor esta cesión y a quien definió como “alguien muy querido en Nava, con un espíritu y vitalidad admirables”. También acudieron representantes políticos del PSOE y PP, así como presidentes de asociaciones, familiares y amigos, quienes, al término del acto, degustaron dulces y vinos de la tierra en una mesa original y esmerada en la que las bandejas y posavasos también eran diseño de Alfonso.

Pintor circunstancial que la necesidad hizo profesional, nació en la ciudad en 1942. Se trasladó a Chile en 1953 y tras varios años por Sudamérica, regresó a Madrid donde, sentado en el suelo y a lo largo de 40 años, pintó la ciudad “más cañí y bohemia”, ante la mirada curiosa de los turistas.

Es toda una vida manteniendo con los lienzos en blanco una charla que se traduce en una obra personal e intransferible. Domina la técnica como un notable artista y ha conseguido imponer una forma de hacer arte como sólo los artistas de raza saben hacer: transmitiendo emociones en estado puro que sobrepasan los límites del cuadro para quedar impregnados en lo más íntimo de quien lo contempla.

Con una formación autodidacta, cuenta con un estilo depurado, creativo y con un gran dominio de la luz y el color. Es un pintor del pueblo y para el pueblo y desde sus obras nos miran La Inmaculada Concepción, patrona de los navarreses, el Nazareno o el Cristo del Perdón.

Son varios los reconocimientos dados en diferentes países, pero además cuenta con la satisfacción de haber derrumbado la sentencia de que nadie es profeta en su tierra. Se acerca a la gente a través de los colores vivos y los temas populares, asi plasma en sus murales la historia de la ciudad, destacando sus raíces y haciendo un recorrido por todos los pasos de la Semana Santa y las imágenes con mayor devoción de la localidad.

Dicen que la pintura es reflejo de la vida, eso debió pensar cada visitante de la muestra, una muestra que es producto de la pasión de Alfonso, que con decenas de cuadros repartidos por el mundo, sobre todo Estados Unidos, y la vista casi perdida a causa de la diabetes, emplea unas viejas gafas de su padre para ”ver algo y entretenerse con la pintura”.

                           Mi pueblo, una de las obras expuestas