El Edén de las avutardas

30Abr07

Avutardas. Iván RuanoLos términos municipales de Nava del Rey y Pollos son los núcleos de la provincia de Valladolid donde se concentra la mayor densidad de población de avutarda, según las primeras cifras del censo de primavera del 2007.

Con una densidad de cinco avutardas por kilómetro cuadrado, es la zona con más densidad media de toda la provincia. Ya en 2006, el censo arrojaba unas cifras optimistas sobre las campiñas meridionales de Valladolid, al situarse en los 1.700 ejemplares. Aún así, el dato es sorprendente, ya que se encuentra fuera de los límites de las Zonas de Especial Protección de Aves (Zepas).

Y es que, el paisaje típicamente castellano de La Nava, de horizontes inacabables, llanuras deforestadas, campos agrícolas de cereal y amplias zonas de pinares, es favorable para la reina de las llanuras cerealistas y para numerosas especies. Por lo que, junto a los términos de Alaejos y Fresno el Viejo, constituye un área que ha sido catalogada por la Sociedad Española de Ornitología como de importancia internacional para los pájaros.

En peligro de extinción en todo el mundo, es una de las aves de mayor tamaño de Europa y la especie voladora más pesada del mundo. Sus poblaciones sobreviven hoy en determinadas áreas de cultivo extensivo de cereal. Se trata de una especie calificada como vulnerable por la reducción de su hábitat natural por las transformaciones agrícolas, el desarrollo urbanístico, la expansión de infraestructuras, el furtivimo y los tendidos eléctricos.

El dominio de espacios abiertos facilita su observación y a finales de invierno y en primavera tienen lugar las conocidas ‘ruedas de las avutardas’, uno de los espectáculos más impresionantes de los campos agrícolas españoles que reúnen a gran número de ornitólogos y aficionados.

En contra del refrán “Crió Dios las avutardas y las carretas para matarlas”, las estepas cerealistas, la supresión de su caza y el respeto al entorno hacen posible que grandes bandos con porte majestuoso caminen lentamente sobre los campos navarreses de cereal, como si de un rebaño de ovejas se tratara.

Si es amante de la naturaleza, no dude en observar los cientos de aves que complementan el bello paisaje de Nava del Rey; aunque la avutarda, desconfiada como ninguna, tenderá a correr antes de que se acerque.

Anuncios


No Responses Yet to “El Edén de las avutardas”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: